Las 277 tiendas de Walmart comercializan los productos de Alba Pediatric

San José, 24 de julio, 2020. Los esposos Alejandro Robles y Elizabeth Field, socios de Alba Pediatric, recibieron la pandemia por COVID-19 con la misma incertidumbre de otros empresarios costarricenses. Sin embargo, después de varios días de analizar hacia dónde debían dirigirse, la empresa tomó el camino de la inversión y el crecimiento.

Alba Pediatric, que desarrolla y fabrica productos farmacéuticos desde 1953, tiene un portafolio de productos enfocado mayormente en la atención a bebés y madres, antes y después del parto. Entre sus creaciones, están alcoholes en gel, cremas, aceites, jabones, champú y repelentes.

El arribo del virus al territorio nacional generó una presión en la demanda de sus productos por parte de clientes con mayor antigüedad y nuevos interesados. “La gente nos llamaba y decían que podían pagar el doble o el triple por los productos, incluso nos ofrecían precios más caros”, recordó Field, quien es la regente farmacéutica y gestora de calidad.

Como respuesta a esa dinámica, la compañía aumentó su capacidad productiva y la cantidad de colaboradores en el área de producción, pasando de 8 a 12 personas. Gracias a esta decisión, las ventas se elevaron hasta un 100% a inicios de la pandemia y se mantienen al alza.

La solvencia económica para ejecutar el proceso de crecimiento llegó principalmente de la mano de uno de sus clientes: Walmart de México y Centroamérica, quien decidió agilizar el pago a los pequeños y medianos proveedores en un plazo máximo de 7 días.

“Teníamos dos opciones: coger esa plata, guardarla y usarla para las vacas flacas o invertirla en el negocio. Apostamos por lo último y fue a la mano de Dios, porque triplicamos inventario de envases, de tapas, de etiquetas, de materias primas; esperando que el consumo aumentara”, explicó Robles, quien ocupa la gerencia general de la empresa.

En el proceso de crecimiento fue fundamental reforzar la relación con proveedores nacionales y extranjeros, debido a la cantidad de productos que estaba adquiriendo Alba Pediatric.

“Todos los materiales e insumos que necesitábamos en ese momento estaban en cero en el país -de hecho, todavía hay escasez- y nos dimos a la tarea de buscar y buscar, reinventarnos en cuanto a proveedores. Teníamos que generar confianza de que el laboratorio podía pagar porque traíamos cantidades como para tres o seis meses”, indicó Field.

La empresa también vio la oportunidad de ampliar la cantidad de canales de venta al habilitar las compras en línea hace un mes. Esta alternativa se suma a las ventas a través del WhatsApp, en supermercados y farmacias.

Alba Pediatric es una de las PyMes que forma parte del programa Una Mano para Crecer, con el que Walmart apoya el desarrollo de los pequeños y medianos proveedores locales.

En ese programa se incluyen mentorías de ejecutivos de la compañía a emprendimientos, para asesorarlos y ayudarlos a resolver las distintas situaciones que enfrenten.

“Estamos muy contentos con los productos que desarrollamos y esperamos en algún momento empezar a exportar. No es fácil, pero hemos tenido mucho apoyo de Procomer y es un paso que vamos a dar en algún momento”, puntualizó el gerente general.