Las tiendas Walmart, Masxmenos y Maxi Palí venden sus productos

San José, 4 de agosto, 2021. Para la familia conformada por Mónica Palma y Sergio Cordero, el 2013 marcó un antes y un después en su vida familiar y profesional; él tuvo un accidente que le imposibilitó mantenerse trabajando y sufrieron la pérdida tanto de su hija mayor como la del padre de él, pero también dieron los primeros pasos para construir su propia empresa.

“Doña Mónica le echó ganas para sacar adelante a la familia. Ella insistía en venderle a Walmart y fue como ocho o nueve veces hasta que se encontró a un comprador que le dijo que ocupaba galletas de panadería, entonces comenzamos en una cocina pequeña y ya cuando tuvimos los registros sanitarios, fuimos y nos empezaron a comprar”, recordó don Sergio.

Ese fue el inicio de una empresa que pasó de tener un espacio de 20 metros cuadrados (m²), en el que solo preparaban un producto, a una planta de 1.800 m² donde producen palitos de queso, galleta suiza, salsas, aderezos, mermeladas y más recientemente, bebidas no carbonatadas.

Sus creaciones se comercializan bajo las marcas Pilolo (referente a como los nietos llamaban al abuelo) y Piya (una combinación entre los nombres de las abuelas), así como con Suli, una de las marcas privadas de Walmart que ofrece en las tiendas de sus diferentes formatos.

Doña Mónica explicó que el crecimiento en el portafolio de productos se ha dado de la mano de las necesidades de la cadena de supermercados. “La galleta de panadería se fue consolidando, luego nos pidieron un segundo producto en galletas, después salsas picantes y así fueron llegando poco a poco los demás; ya teníamos un portafolio bonito”, agregó.

Actualmente la empresa emplea a 18 personas que viven en las cercanías de la planta en Atenas, una cantidad que se ha mantenido constante pese a la pandemia, pero que a futuro podría crecer debido a las nuevas apuestas empresariales.

“En una finquita empezamos con una siembra experimental de limón mecino y Doña Mónica está metida de lleno desarrollando una granja apícola y ya estamos produciendo un poquito de miel; la idea es poder vender de eso también a Walmart, que hoy por hoy ellos representan el 98% de nuestro negocio”, explicó don Sergio, quien se encarga de la parte logística y de producción.

Pilolo es una de las PyMes que forman parte del programa Una Mano para Crecer, con el que Walmart apoya el desarrollo de los pequeños y medianos proveedores locales. Por ejemplo, se incluyen mentorías de ejecutivos de la empresa a emprendimientos con el objetivo de asesorarlos y ayudarnos a resolver las distintas situaciones que enfrentan.

“Para mi Walmart significa como ese papá bueno o como un departamento del cielo en la tierra porque todas las personas han sido maravillosas. Nos sacaron de la crisis económica en que estábamos. También hemos puesto de nuestra parte al trabajar duro y cumplir con todo lo que solicitan”, finalizó don Sergio.