Antes de convertirse en lo que es hoy Walmart, existió una sencilla y dulce historia de amor.

En el día de San Valentín de 1943, después de estar un año en el ejército, Sam Walton se casó con su esposa, Helen, en su pueblo natal de Claremore, Oklahoma.

En su libro, “Sam Walton: Hecho en América”, Sam menciona que en una noche de abril en una pista de boliche en Tulsa, Oklahoma, él vio a Helen Robson, su futura esposa, que estaba en una cita con otro conocido.

Después de que ella lanzó su bola por la pista de boliche, ella vio Sam que estaba sentado en una silla vieja, con su pierna sobre el descansabrazo, con una sonrisa en su cara. Ella recuerda que el saludo de Sam fue “cursi”.

Helen recuerda en el libro que Sam le preguntó si se habían conocido en alguna parte antes. Resulta que Sam había estado saliendo con una joven que Helen conoció en el colegio. En vez de pedir el número de Helen, Sam inicialmente le pidió a Helen el número de otra joven. Sin embargo, de acuerdo con Helen, poco después de ese encuentro Helen y Sam empezaron a salir.

Tanto Helen como Sam han dicho que se enamoraron de inmediato. Sam dijo que Helen era “bella e inteligente, educada, ambiciosa y con opiniones propias y determinada – con sus propias ideas y planes”. Después de ser novios por poco tiempo, cuando Sam fue llamado al ejército, él dijo que tenía dos cosas claras: sabía quién sería su esposa, y que quería trabajar en ‘retail’.

Ciertamente encontré lo que andaba buscando, pero ahora me río algunas veces y digo que tal vez me excedí”, Sam Walton.

De ahí en adelante, el resto de su relación es conocida por los libros de historia de ‘retail’ “Siempre le dije a mi madre y padre que iba a casarme con alguien que tuviera esa energía y empuje, ese deseo de ser exitoso”, dijo Helen. “En realidad encontré lo que andaba buscando, pero ahora me río y digo que tal vez me excedí un poco".