Las iniciativas de sostenibilidad han permitido disminuir la huella ambiental, y generar menores costos para la operación y, por consiguiente, mejores precios para los consumidores.

Al aplicar una clara política de sostenibilidad durante los útlimos. 3 años, la operación de Walmart en Centroamérica ha logrado una reducción de más de 10 millones de kwh, lo que equivale al consumo mensual promedio de más de 40 mil familias.

Este es el resultado de varias iniciativas como edificaciones nuevas más eficientes, actualización de tecnologías en tiendas existentes y campañas para un uso eficiente de la electricidad; lo que ha generado una disminuición de la huella ambiental y de sus costos operativos, lo que se transforman en ahorros para los consumidores.

En el mismo sentido, al poner en práctica el programa de Logística Inversa, mediante el cual el transporte de productos se hace de una manera más eficiente, evitado dobles fletes y camiones vacíos, se evitó el uso de 526 mil galones de diésel, lo que equivale a más de 5 millones de kilogramos de CO2 o sacar de circulación de más de 2500 vehículos por un año.

“Desde que dimos consistencia a nuestros esfuerzos por mitigar el impacto ambiental de la operación, hemos logrado reducir nuestras emisiones de carbono por metro cuadrado. Nuestro compromiso es liderar la implementación de la sostenibilidad en nuestra industria detallista y permear a nuestra cadena de suplencia con valores y prácticas que procuren la protección del medio ambiente”, explica Aquileo Sánchez, Director de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de Walmart en Centroamérica.

Hoy día, todas las tiendas nuevas de Walmart en la región se construyen con 100% iluminación LED, con equipos más eficientes en refrigeración centralizada y en aire acondicionado de carga variable. Además, se logra controlar en línea el consumo de energía para mantener parámetros adecuados y brindar una mejor experiencia de compra a las clientas. Junto a las clientas también, gracias a la campaña #SinBolsasPorFavor, se ha logrado disminuir la demanda de plástico de un solo uso incentivando la bolsa reutilizable.

Otra iniciativa exitosa ha sido el plan de recolección de residuos valorizables en tiendas, que permitió el reciclaje de más de 81 millones de kilogramos de cartón, plástico, botellas PET, aluminio, ganchos plásticos y papel. Estos resultados equivalen a salvar más de 1.2 millones de árboles, ahorrar 86 mil barriles de petróleo y evitar 523 mil metros cúbicos de espacio de relleno sanitario.

Todos estos esfuerzos en materia de sostenibilidad son correctos porque impactan el ambiente y la vida de la personas, pero también generan eficiencias que se traducen en precios más bajos que permiten a las familias centroamericanas vivir mejor.